Cambiar tamaño del texto:
A+ | Normal | A-
Trabajadoras Domésticas Afrodescendientes y de pueblos indígenas del MERCOSUR

Ante todo, trabajadoras

Participante del encuentro de la RMAAM
Fecha: 18/09/2018
Autor: MIDES

El hecho de que en Uruguay exista legislación y contralor del trabajo doméstico remunerado ya es todo un avance con respecto a la región. Hoy en nuestro país hay alrededor de 70.000 trabajadoras domésticas registradas, y otras 30.000 permanecen en la informalidad, mientras que hace unos años la cifra era a la inversa. No obstante, algunas desigualdades prevalecen y se suman nuevos factores como los flujos migratorios de población latinoamericana. Es fundamental garantizar sus derechos, que son los mismos que los de cualquier otra trabajadora dentro del país.

En el marco de la Reunión de Ministras y Altas Autoridades de la Mujer del MERCOSUR (RMAAM), se llevó a cabo en la sede de AECID el taller regional sobre “Trabajadoras Domésticas Afrodescendientes y de pueblos indígenas del MERCOSUR: mandato histórico/ rol de género tradicional”.

Participaron del mismo la ministra de Desarrollo Social, Marina Arismendi; la directora de Inmujeres, Mariella Mazzotti; el presidente del Banco de Previsión Social, Heber Galli y demás autoridades y representantes de Uruguay y varios países de la región.

Durante la mesa de apertura, la ministra Arismendi subrayó los aportes que se han hecho en materia de protección y promoción de derechos para las personas afro y de poblaciones originarias en nuestro país. Además celebró el aporte que hacen las corrientes migratorias más recientes a nuestra cultura, que se ven reflejados en la integración en nuestra escuela pública, en la educación media y a todo nivel de la vida social y cultural.

Arismendi señaló los avances en materia de seguridad social respecto al trabajo doméstico y expresó que “tuvieron que pasar muchos años y muchas luchas para que el trabajo doméstico fuera reconocido. Hubo que legislar y luego hacer cumplir la ley”.

Galli por su parte se refirió a la importancia del registro de la trabajadora que trae consigo la cobertura de salud para ella y su familia y a la facilidad que se le brindó al empleador que puede hacer todo el trámite por medios remotos y recibir luego la factura en su casa, como una cuenta más.

Estas circunstancias hicieron que entre 2009 y 2017 se duplicara el registro de trabajadoras domésticas. En Uruguay un 9% de hogares cuentan con trabajo doméstico remunerado, y éste representa el 13% de la fuerza de trabajo femenino.

En tanto Mazzotti subrayó el hecho de que todavía existan trabajadoras informales en este sector y señaló que esto tiene que ver, además de con cuestiones históricas, con condiciones actuales de discriminación.

“Las condiciones de desigualdad se reproducen con una facilidad enorme. No podemos distraernos. Hay fuerzas conservadoras que buscan perpetuar el pasado en el presente”, expresó la directora de Inmujeres.

En el marco del taller, además de presentarse luego una serie de investigaciones en la materia, hubo espacio para la lectura de una proclama de grupos de mujeres trabajadoras representantes de países miembros del MERCOSUR.

Quedó establecido el compromiso de nuevas reuniones para fortalecer la participación ciudadana, otro de los puntos a trabajar con este colectivo que tiene dificultades para sindicalizarse por la naturaleza misma de su labor cotidiana. 

Panorama regional

Los datos estadísticos demuestran una sobrerrepresentación de mujeres afrodescendientes, de pueblos indígenas y migrantes en el trabajo doméstico remunerado en la región.

Por motivos históricos que hoy conforman una forma de racismo estructural, la mujer afrodescendiente ha sido y todavía es vinculada al trabajo doméstico.

A su vez, las mujeres de pueblos indígenas abandonan la vida comunitaria y buscan insertarse laboralmente, siendo el empleo doméstico la principal puerta de entrada al trabajo remunerado.

Un aspecto del trabajo de la RMAAM consiste en hacer cumplir el convenio 189 de la OIT, para aquellos países que lo ratificaron, que establece la implementación de políticas públicas tendientes a mejorar las condiciones laborales para el sector de trabajo doméstico remunerado, entre otros aspectos.

 

Seguinos en las redes sociales Inmujeres en Facebook Inmujeres en Twitter Inmujeres en Youtube