Cambiar tamaño del texto:
A+ | Normal | A-
Calidad y equidad de género

10 años de experiencia certificada

Sala llena
Fecha: 19/10/2018
Autor: INMUJERES

El Modelo de Calidad con Equidad de Género (MCEG) celebra diez años, y fue motivo para repasar las buenas prácticas que se realizaron en esta década en un Seminario, a sala llena.

Una herramienta de igualdad
El modelo es una certificación de calidad otorgada por Inmujeres —con la asesoría del LATU—. Fue impulsada como herramienta para lograr la reducción de brechas de género en el ámbito laboral, por medio de acciones planificadas y procedimientos que apuntan a transformar las estructuras de trabajo y la gestión de la organización en forma más justa y equitativa.

A lo largo de estos diez años, ha estado en permanente proceso de evaluación para logar adaptarse a la realidad de un medio cambiante. Actualmente, el Modelo va por su tercera versión.

Las diferencias de género se expresan en el medio laboral como desigualdad de oportunidades: brechas de salarios, estereotipos, dificultad para conciliar la vida profesional con la vida familiar, entre otras. Conocer estas realidades, diagnosticarlas desde una perspectiva de género y plantearse acciones factibles de revertir las desigualdades, constituye un primer paso en la tarea de construir igualdad, de hacer la diferencia y derribar factores de discriminación hacia las mujeres.

Para ello, el modelo MCEG plantea, además de un diagnóstico, pasos a seguir para empresas, tanto públicas como privadas. Busca revisar las inequidades: la atención y prevención de la violencia de género, el acoso sexual laboral, el racismo institucional, entre otras discriminaciones, también, los modos de ingreso a la organización, las oportunidades de desarrollo y ascenso, las acciones de corresponsabilidad y la comunicación.

Seminario “Buenas prácticas laborales con equidad de género y desafíos en el mundo del trabajo”
El jueves 18 se realizó un Seminario que combinó la mirada de la Academia, el activismo, los organismos de contralor y, especialmente, las empresas involucradas en el Modelo que compartieron sus experiencias.

La distancia entre la normativa y su aplicación, las capacitaciones y las oportunidades de desarrollo, la brecha salarial y su incidencia en la autonomía de las mujeres, y la corresponsabilidad como respuesta a la división sexual del trabajo, fueron los temas más abordados por las empresas certificadas por el MCEG.

La actividad insumió 8 horas de reflexión, ordenadas en cuatro mesas temáticas, cada una de las cuales se centró en uno de los ejes del modelo.

Más de 120 mujeres y varones de organismos y empresas estatales, así como los miembros de los Comités de Calidad —que prevé el MCEG— compartieron las buenas prácticas realizadas así como las dificultades enfrentadas que plantean desafíos a futuro.

Fernando Fontán, del LATU, recordó  que "la construcción de la equidad es, y sabemos que está comprobado, una palanca para el desarrollo económico de los países"

Luciana Fainstain, de FLACSO, señaló que “no se trata solo de capacitar, sino también de reconocer las competencias que todas las personas, particularmente, las mujeres ya cuentan”.

Mariella Mazzotti, directora de Inmujeres, subrayó en la apertura que "el Modelo Calidad con Equidad de Género es un instrumento sustantivo para transversalizar el género en las instituciones".

Por último, el viernes 19 se realizó un desayuno de trabajo para presentar el modelo y algunas experiencias exitosas a las empresas privadas para que adopten esta herramienta.

Ambas jornadas estuvieron organizadas por Inmujeres, conjuntamente con ONU Mujeres, a través del programa Ganar-ganar.

 

 

 

Seguinos en las redes sociales Inmujeres en Facebook Inmujeres en Twitter Inmujeres en Youtube