Cambiar tamaño del texto:
A+ | Normal | A-
Participación política de las mujeres

Voz y voto

Mujeres participando de un panel
Fecha: 15/03/2018
Autor: Inmujeres
Foto: Archivo MIDES

La ausencia de mujeres en los cargos de poder es un problema para la consolidación de las democracias representativas. Éstas deben garantizar la integración paritaria de las mujeres en un número que tienda a reflejar la sociedad teniendo en cuenta que en Uruguay el 51,6% de la población son mujeres.

La participación de las mujeres en ámbitos públicos, como también en privados y académicos, es indispensable para el desarrollo del país. Es mucha la riqueza que se pierde si las mujeres no tienen capacidad de incidencia en las decisiones que determinarán su futuro, el de sus familias y el de su país.

Mejor pero insuficiente

Si bien hoy se cuenta con mayor participación política de mujeres que nunca antes en la historia política del país, aún estamos lejos de la paridad.

A nivel del Poder Ejecutivo hay 5 ministras en un total de 12. En el Legislativo hay un 14,6% de diputadas y un 29% de senadoras. Incluso en el Poder Judicial, donde es numerosa la presencia de mujeres, el poder de decisión de ellas es escaso: actualmente hay 1 sola ministra de la Suprema Corte de Justicia en un total de 5 cargos.

Ese incremento en el Poder Legislativo se produjo en las elecciones del 2014, cuando rigió por primera y única vez la Ley de Cuotas. Aprobada en 2009, indicaba que se debían incluir ambos sexos en cada terna de candidaturas, titulares y suplentes. Aunque hubo algunos elementos del sistema electoral uruguayo que “conspiraron” contra los objetivos de la ley, como el tamaño de los distritos y el doble voto simultáneo.

Entre los avances se destaca la creación de la Bancada Bicameral Femenina en el 2000 a iniciativa de legisladoras de los tres principales partidos (Frente Amplio, Partido Nacional y Partido Colorado); en el marco de la Red Uruguaya de Mujeres Políticas, una coordinadora de mujeres de todos los partidos creada a la salida de la dictadura para trabajar por la igualdad de género.

Es necesario promover cambios culturales en el sistema de valores y creencias que favorezcan que más mujeres se inserten en áreas no tradicionales para los mandatos hegemónicos de género, como el sistema político pero también en ciencias y tecnologías, por ejemplo.

 

Seguinos en las redes sociales Inmujeres en Facebook Inmujeres en Twitter Inmujeres en Youtube